36. LAS PUERTAS DEL PARAÍSO SE ABREN (Lucas 23:32-43)



CONTEXTO: En Roma se crucificaba solamente a gente con crímenes muy grandes. Podemos entonces suponer que estos dos hombres habían matado a gente por ejemplo por dinero.

1. ¿Porqué en nuestros tiempos aún más jóvenes son violentos y molestan a otros?

2. Piensen en diferentes razones por las cuales estos dos hombres habían llegado a caminos malos llenos de crímenes.
  • ¿Qué tipo de cosas tal vez hubiesen parado a estos hombres en sus intenciones malas antes de que fuera demasiado tarde?
  • ¿Porqué nosotros tampoco siempre paramos de hacer cosas que son dañinos a nosotros mismos y a otros?

    3. Los criminales vieron la crucificación de Jesús más cerca que otras personas. ¿Qué cosas en las palabras y actos de Jesús les llamó la atención en general a estos hombres (v.34-38)?
  • ¿Qué especial hay en las acusaciones dirigidas hacía Jesús (v. 35-38)?
  • ¿Usted podría rezar por su peor enemigo como lo hizo Jesús (v. 34)?

    4. ¿Qué hizo que uno de los criminales notará sus pecados y admitiera que lo están castigando de una manera justa (v.41)?
  • ¿Porqué el otro no quiso confesar sus pecados sino siguió molestando a Jesús (v.39)?

    5. ¿Cómo pudo el otro ver al Rey en el Jesús crucificado (v. 37-38, 42)?
  • Compare a Jesús con otros Reyes en este mundo.

    6. El versículo 41 tiene una pequeña oración. ¿Porqué el criminal no pidió poder entrar al paraíso en ese instante?
  • ¿Por qué para nosotros humanos es importante que alguien a quien queremos piensan en nosotros cuando estamos sufriendo?

    7. ¿En qué pensaba el criminal al oír la respuesta de Jesús en el versículo 43?
  • ¿En qué momento se hizo creyente de Jesús este criminal?

    8. Piensen en las últimas horas del criminal creyente justo antes de que los soldados le rompieran sus piernas y antes de que se muriera ahogado.
  • ¿Qué tipo de testimonio dejó el criminal creyente a su familia y su comunidad?


    BUENAS NUEVAS: Las puertas del paraíso habían estado cerradas para los pecadores desde los días de Adán y Eva. Ahora se abrió, hasta frente a los asesinos. Pero al mismo tiempo Jesús tuvo que entrar por las puertas del infierno.





    ***

    © 2010 Estudios bíblicos Buenas Noticias - www.gladtidings-bs.com